Análisis de la Fujifilm XQ2: ¿cabe la calidad en un bolsillo?

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Fujifilm XQ2

Porque la calidad a la vez puede ser de bolsillo, ¿o realmente no?Hace unas semanas viajé a Berlín, y como consecuencia de ello, a la vez me dispuse a seleccionar qué cámara sería la idónea para la ocasión. Finalmente, un compañero pudo prestarme la Nikon D7000 a la que añadí un objetivo 50mm, no me bastaba más. Sin embargo, a pesar de que era una cámara con un objetivo(propósito) pequeño, sacarla para crear fotos se convertía algo frustrante en según qué momento.

“La mejor cámara es la que continuamente va con nosotros” Por ello, en muchas ocasiones deseé tener un aparato mucho más compacto, que pudiera ser guardado y traído sin que eso fuese una carga para mí. Como Jose Jacas dijo en su análisis de la cámara del S6, “la mejor cámara es la que continuamente va con nosotros”.

No sería correcto efectuar una balanza entre tamaño y calidad de un dispositivo, ya que en ocasiones no se corresponden. No obstante sí es cierto una cámara de reducido tamaño suele tener más inconveniente a la hora de afrontar aspectos como las dimensiones de su sensor (aunque a la vez existen excepciones, como la Sony® RX1) y la ergonomía.

Por ello, a pesar de demandar una cámara diminutiva me encuentro con la coyuntura añadida de cómo rendirá ese aparato y de si estará a la altura en la mayoría de situaciones a las que me enfrento cuando realizo fotos. La Fujifilm XQ2, a priori, debería cumplir con esos requisitos, veamos si realmente es así.

Cuerpo

Lo 1.º que nos llama la atención de la Fujifilm XQ2 es el aspecto vintage con el que se ha diseñado el dispositivo, sin embargo conociendo otros modelos de la marca japonesa, como la Fuji X30, tampoco resulta extraño mirar este estilo retro aplicado a otras cámaras. Y lo cierto es que, a 1.ª vista, la compacta de Fuji es una cámara que enamora.

Los materiales no es que sean una maravilla, se compone de policarbonato y zonas metalizadas, no obstante tampoco destacan por ser de mala calidad. Asimismo de los motivos económicos (no debemos olvidar que estamos ante una cámara de 350€), la selección de estas funciones a la vez posee sus consecuencias en el peso, ya que solamente deberemos soportar unos 200 gramos a la hora de tomar instantáneas con la Fujifilm XQ2.

Pero donde realmente se ha acertado es en sus dimensiones, la cámara ocupa lo justo y necesario. Es muy cómoda de llevar y no cree ningún tipo de inconveniente llevarla con nosotros cuando vamos a algún sitio, fundamento por el cual he dejado mi DSLR en casa en múltiples ocasiones.

Asimismo, siguiendo la estela de lo marcado por la Fuji X30, la marca japonesa a la vez ha añadido en este modelo un anillo de control en la base del objetivo. Gracias a él es muy confortable cambiar entre distintas valores de exposición, sin embargo a la vez se puede acoplar para controlar desde ahí otros ajustes, como el zoom o el enfoque.

Su interior

La enorme apuesta de Fuji está siendo la de incluir en sus aparatos un sensor 2/3 X-Trans CMOS II, cuyas longitudes superan a los que incluyen otras marcas, como los sensores Micro Cuatro Tercios de Panasonic. Esto tendría que tener sus ventajas, tanto para extraer info(datos). de la toma, como para adquirir menos granulado al utilizar una alta sensibilidad. Sin embargo, en estos aspectos entran en juego muchos más factores que solamente el sensor. Factores en los que luego profundizaremos.

El procesador(CPU) EXR II admite efectuar una ráfaga de 12(doce) fotos por segundo, un número que resulta elevado con respecto a los ofrecidos por otras marcas, no obstante a la vez debemos tener en cuenta que las fotografías(digital/análoga) capturadas son de 12(doce) megapíxeles, una resolución menor que la ofrecida por otros modelos.

En cuanto a su lente, es una Fujinon x4 25-100mm f1.8- f4.9, que como podemos considerar abarca un extenso rango focal. No obstante, esto a la vez afecta a la luminosidad de vuestra toma, ya que la apertura máxima a 100mm es solamente de f4.9, causando así que una imagen bien expuesta con 25mm se transforme en una al instante oscura cuando ampliamos el zoom. Es algo inevitable, no obstante la óptica pasa de ser extraordinario a ser, simplemente, decente.

Incluye un sistema de enfoque híbrido, que aúna la tecnología por detección de fase propia de las réflex con la función de planteamiento por contraste que suelen tener las cámaras compactas y sin espejo. Todo ello debería funcionar a la perfección, no obstante me he descubierto con algunos problemas. A lo extenso del análisis se incidirá en este punto, no obstante puedo anticipar que en determinados contextos ha sido algo frustrante alcanzar enfocar un objeto.

Haciendo fotos

Desde mi punto de vista, el mayor logro de la Fujifilm XQ2 es que no molesta llevarla cuando vamos a tomar algo con vuestros compañeros o crear turismo por la ciudad. Pero, ¿qué resultados nos ofrece? porque de nada funciona una cámara transportable que no responda a vuestras exigencias fotográficas.

f/3.2. 1/60. ISO 100

Empecemos conversando de rango dinámico, el que desde mi punto de vista es uno de los enormes perjudicados con la Fujifilm XQ2. La diferencia entre el punto más oscuro y el más claro es escasa, por lo que en las escenas contrastadas no tendremos más remedio que adquirir una al instante muy clara o muy oscura. En los ajustes(configuraciones) podemos modificar cómo de extenso queremos que sea este rango dinámico, no obstante los resultados son bastante similares. Además, tampoco apetece tener que estar modificando este ajuste para cada escena a la que nos enfrentamos.

Otro de los puntos negativos es aquel relacionado con la sensibilidad ISO, ya que solo tenemos hasta 3200 (sin forzar) y a partir de 1600 ya muestra, de forma pronunciada, bastante granulado y perdida de detalle. Además, debemos tener en cuenta que al utilizar una amplia distancia focal la apertura máxima habilitado es mucho menos luminosa, por lo que tendremos que utilizar un valor ISO elevado y como consecuencia de ello a la vez mostrar granulado en la toma.

No obstante, quizá a la vez podemos compensar esa escasez de luz bajando la rapidez de obturación, ya que su sistema de estabilización me ha sorprendido gratamente. Obviamente, todo dependerá de la distancia focal que estemos utilizando, no obstante al margen de eso, tener la oportunidad de efectuar una fotografía(digital/análoga) con una rapidez muy por abajo de 1/60 es algo que afecta de forma muy saludable a la luz obtenida. Sin embargo, no se debe olvidar que los objetos se mueven en el marco de vuestra foto, por lo que éstos saldrán borrosos.

En las imágenes(multimedia) superiores vemos dos fotografías(digital/análoga) nocturnas, la 1.ª de ellas elaborada a 1/50 y la 2.ª a un sorprendente 1/13.

Otro campo positivo es el del procesado de los JPEG producidos por la cámara, el cual es justo y necesario. Es decir, con respecto al RAW, las imágenes(multimedia) tienen más color, algo menos de estuendo y un poco de enfoque. Sabe interpretar muy bien qué debe crear con cada instantánea, algo que a la vez se muestra con un apropiado balance de blancos, inclusive en escenas nocturnas.

Como podéis ver, los resultados del JPEG son notoriamente superiores a los de un RAW sin procesar, algo que no se suele declarar muy a menudo de muchas cámaras.

Versatilidad

Si es una cámara que nos va a acompañar allí donde vayamos, uno de los primordiales atributos que debería tener es la capacidad para adaptarse a todo tipo de situaciones. Queremos una cámara que pueda ser llevada en vuestro bolsillo, y eso lo cumple. Pero, ¿en qué contextos decae su calidad?

Como he mencionado anteriormente, uno de los puntos negativos es el autofoco de la cámara. Cuando intentamos adquirir un plano detalle en las escenas nocturnas (o con escasa luz) es desesperante, teniendo que crear malabares para enfocar algo que, en principio, debería ser sencillo.

f/3.2. 1/200. ISO 320

El modo macro posee una distancia mínima de planteamiento de 3(tres) cm, lo cual sumado a su amplia apertura nos proporciona un bokeh muy pronunciado, que contentará a los aficionados de este tipo de fotografía. No obstante por desgracia, a esta función debemos sumar el hándicap anunciado en el previo punto, el de un planteamiento que vacila principalmente cuando deseamos un plano cerrado de un objeto.

La maestría de llevar la Fuji XQ2 es principalmente buena a plena luz del día. Desde que contemplamos una probable foto, hasta que sacamos la cámara del vuestro bolsillo y enfocamos, no pasan apenas dos segundos. Es veloz y sencillo.

También tenemos la oportunidad de efectuar vídeo hasta una resolución de 1920×1080 y 60p, un añadido que jamás está de más no obstante que tampoco parece cobrar especial relevancia en la Fujifilm XQ2, de hecho ni existe un modo de vídeo como tal, sino que entramos en éste presionando de forma directa el botón de grabar. 6.5Retomamos ahora la 1.ª consulta del análisis: la calidad a la vez puede ser de bolsillo, ¿o realmente no? La resolución a ello sería: depende de donde pongas tus exigencias con la cámara. La Fujifilm XQ2 es un aparato que recomendaría a aquel cliente con conocimientos básicos sobre fotografía(digital/análoga) que facilmente espera buenas imágenes. Eso no implica que la cámara de Fuji no esté a muy buen nivel en algunos aspectos, no obstante se quedaría corta para una persona que espere algo más de sus instantáneas.

Es muy cómoda de llevar, y llevarla no cree un enorme inconveniente. Además, el procesado de sus imágenes JPEG corrige exactamente aquellos valores que alteraríamos por vuestra cuenta del formato RAW. Así, da mucha seguridad utilizar el archivo comprimido sabiendo que vamos a adquirir estos resultados.

Sin embargo, como cámara de 350€ a la vez posee sus limitaciones, y la que más me afecta es la del enfoque. Tener en foco un objeto puede llegar a ser desesperante, en especial cuando nos hallamos con situaciones escasas de luz, un escenario que a la vez se descubre gravemente perjudicado cuando usamos una enorme distancia focal o elevamos la impresionabilidad por encima de 1600. – Dimensiones: es muy cómoda de llevar y no cree un problema llevarla con nosotros. – Diseño: porque lo vintage está de moda. – Procesado: el procesado de sus imágenes(multimedia) JPEG corrige exactamente aquellos valores que alteraríamos al manipular el RAW (reducción de ruido, enfoque, intensidad… etc.) – Estabilizador: muy buenos resultados inclusive con poca obturación.- Enfoque: extraer detalles con poca luz puede llegar a ser un suplicio. – Rango dinámico: insuficiente en escenas muy contrastadas. – Escasez de luz: con un f4.9, utilizar la máxima distancia focal por la noche es algo casi imposible. Además, es complicado intentar corregir eso subiendo la impresionabilidad ISO, ya que a partir de 1600 presenta una pérdida de calidad muy notoria.





Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario