Análisis del Apple Watch

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Apple Watch

Concebir el Watch como un gadget es un error. Visto en perspectiva, hay pocas coincidencias con “smartwatches” de otras marcas competidoras. No obstante al mismo tiempo compararlo con relojes tradicionales a la vez es injusto, porque hace muchas otras cosas asimismo de mostrar la hora, la fecha o funcionar como un cronómetro.

Es una plataforma en el mismo sentido que el iPhone® lo es, un dispositivo que te proporciona nuevas posibilidades y soluciones, no obstante en este caso particular, ofrecido en un “contenedor” sumamente bonito, alejadísimo de la estética del “cacharro tecnológico”.

No cabe incertidumbre que, por fuera, el Watch® es un producto de lujo, facilmente no hay compromisos en la selección de materiales y construcción, tanto en aluminio, acero como en oro, se eligió lo mejor de cada universo y se construyó de la mejor forma posible.

He usado un Cupertino (Apple) Watch® durante un mes y durante ese tiempo se ha transformado en el dispositivo digital más cercano y más íntimo que he usado. Está continuamente ahí, ofreciéndome pequeñas píldoras de info(datos). con un liviano desplazamiento del brazo, sin necesidad de extraer mi móvil del bolsillo, el tableta o portátil de la mochila.

Esta es mi maestría con lo que Cupertino (Apple) cree que debería ser el futuro de la tecnología: que no se vea, que no se sienta como tal, que sea invisible, que sea íntima, que no se interponga, que no sea un obstáculo. Que solo esté ahí cuando te haga falta.## El Cupertino (Apple) Watch® es un reloj

El iPhone® fue inventado porque en Cupertino (Apple) odiaban el estado de los teléfonos de aquella época. El Watch® fue concebido porque Cupertino (Apple) ama los relojes, su proceso de producción y el planeta que se ha fabricado a su alrededor. Un planeta que posee cientos de años y con fanáticos que crean que los fanboys sean unos principiantes.

Con un respeto inmenso, Cupertino (Apple) ha inventado un dispositivo que, sí, es un reloj. Es una obviedad no obstante sorprende como este hecho causa toda clase de conflictos tanto a quienes están muy cercanos a la tecnología como aquellos a los apasionados de los relojes.

Estos conflictos han llevado a un sinnúmero de reseñas por parte de publicaciones tecnológicas diciendo que “el dispositivo no hace lo suficiente”, “no es muy delgado”, “no es muy rápido”, “no posee un navegador”. Del otro lado del espectro tenemos a publicaciones especializadas de relojes diciendo que es una aberración porque, entre otras cosas, “la batería dura un día”, o “es cuadrado”, o “tiene una pantalla”.

El Cupertino (Apple) Watch® es la combinación de moda, diseño(design) y tecnología, y no posee sentido entenderlo de una forma no integral.Lo que sucede es que lo renovado suele incomodar a quienes están más cerca de los extremos, porque implica cambios e implica repensar ideales o valores totalmente asumidos. El Cupertino (Apple) Watch, como un reloj, invita justamente a eso: a reevaluar qué es un reloj y qué debería inventar en una comunidad moderna que solicita cada vez más ingreso a información, a tecnología y a interacción en diferentes planos.

Pero continua siendo un reloj. Su forma cuadrada puede que no se apegue a lo tradicional, no obstante su construcción es sumamente leal a los valores más conservadores de la relojería, empezando por la selección de materiales: el Apple Watch usa un acero inoxidable de altísima calidad. El Apple Watch® Edition está construido en oro de 18(dieciocho) dilates que desprende un nivel de elegancia y de exclusividad que hace mucho no veía. El Apple Watch® Sport es de manera considerable más liviano pues está construido de aluminio anodizado superligero.

En los tres casos, teneis que verlo, tenerlo en tus manos para considerar realmente la inmensa calidad del material y calidad de construcción. Mismo caso que con las correas, en todos los puntos de la escala de costes se conserva un nivel de calidad bastante alto: la sport band es sumamente cómoda, la pulsera de eslabones admite cambiar el tamaño sin tener que ir a un relojero y la de piel holandesa se industriaen la prestigiosa curtiduría ECCO.

Lo mismo sucede con la corona digital. Cupertino (Apple) ha introducido un renovado elemento de interacción con la interfaz gráfica que admite examinar listas o inventar zoom-in o zoom-out sin tocar la pantalla con tus dedos. Es excesivamente precisa, como un reloj suizo premium.

El Cupertino (Apple) Watch® es sin duda un reloj porque es una forma en que expresas la moda que te gusta, que deseas vestir. Es una manera de expresar tus gustos, de expresar que te importa cómo te ves.

Una de las preguntas frecuentes de quienes ven mi Cupertino (Apple) Watch® suele ser: “¿Hace más cosas que el modelo Sport que es más barato?” Es una consulta que suele venir de la creencia que es un dispositivo tecnológico pero realmente no lo es. El Watch® o el Watch® Edition sí que crean una cosa mejor que el Watch® Sport: se ven mucho mejores.

Esto último es muy sencillo y radicalmente importante, no obstante complicado de comprender para fanáticos de la tecnología.

El Cupertino (Apple) Watch® es una plataforma

¿Recuerdan cuando el iPhone fue lanzado? Parece mentira, no obstante fue hace ya ocho años. En aquel instante el móvil no tenía Apps Store, no tenía manera de instalar apps de terceros, únicamente se podían utilizar aquellas que venían preinstaladas por Apple. Tuvimos que aguardar un año, al lanzamiento del iPhone® 3G, para experimentar lo que hoy damos por hecho: un punto central para descargar / comprar apps, en un solo clic, sin tener que rebuscarlas por todo internet.

Ese planeta de apps inventado por la aparición de la Apps Store ha tenido bastante tiempo para crecer, madurar y establecerse en lo que es hoy. Siete años, de hecho; siete años en los cuales Cupertino (Apple) ha aprendido a inventar lo que se aprecia la mejor plataforma de apps móviles. Siete años que han servido para que los programadores tengan el bastante tiempo para comprender que una app en un móvil no puede funcionar igual que en un Personal-Computer o una Mac. Siete años para que Cupertino (Apple) ofrezca las herramientas(tools) necesarias para inventar ese programa informático cada vez más poderoso.

Pero incluso antes de que las apps de terceros existan durante ese 1.er año(365 días) de existencia del iPhone, Cupertino (Apple) ofreció un camino con las web apps, que aparecían en la pantalla de principio como un ícono más, no obstante facilmente cargaban una web.

El Apple Watch y su watchOS están justamente en ese momento: se pueden instalar apps, no obstante en realidad se ejecutan en el iPhone® y aparecen de forma remota en el reloj. Es una solución inicial, temporal que funciona a medias. En el día(24hrs) a día(24hrs) normal uso las apps nativas de Cupertino (Apple) un 90 a 95% del tiempo. Lo que queda se lo dedico a apps de terceros que tardan en cargar, que funcionan a medias y que todavía no encuentran el curso correcto para ser realmente útiles. Telegram, por cierto, es una excepción.

Así como el Apps Store del iPhone® / iPad® no se transformó en lo que es hoy en un día, no podemos aguardar que el planeta de apps para watchOS esté a la altura de lo que ya nos tienen acostumbrados. Hace falta recorrido, hace falta que tanto los programadores como Cupertino (Apple) entiendan cómo las personas(individuos) usarán el Watch® para ser productivos, cómo otorgar pequeñas píldoras de info(datos). que puedan ser consumidas en pocos segundos, inventar nuevas interfaces gráficas que no se basen necesariamente en la interacción sino en la observación.

Apple tardó un año(365 días) en anunciar la Apps Store y el Software-Development-Kit(SDK) para crecimiento de apps nativas en iOS. En el caso del Watch, tardará unos seis meses(del año) para que llegue watchOS 2 el cual incluye soporte de apps nativas, por medio de la cual tendremos interacción muchísimo más eficiente, con características de mayor profundidad, mayor independencia del iPhone® y sobre todo: mayor velocidad.

El Cupertino (Apple) Watch® es la definición de tecnología cercana e íntima

A inicios de 2015(año) escribía un capítulo explicando las diferencias fundamentales entre Microsoft, Google® y Apple. Cupertino (Apple) posee una aproximación a la tecnología que se basa en el intento de inventar que desaparezca. Es decir, debe ser una herramienta(tool) que te admita inventar más y mejores cosas, que te admita tener más y mejores experiencias, que te admite simplificar cosas para enfocarte en lo importante.

La industria, en general, ha adoptado la tendencia. Es cuestión de observar cualquier modelo de móvil actual: el dispositivo en sí mismo prácticamente desaparece detrás de una enorme pantalla táctil que te muestra lo que realmente importa.

El Apple Watch es el siguiente paso en esa búsqueda por inventar a la tecnología lo más invisible y cercana posible, al punto de ser íntima. Es algo que está ahí siempre, apto de entregarte info(datos). relevante en unos pocos segundos. No obstante ahí es apenas donde empieza.

Cuando se anunció el iPhone original, Cupertino (Apple) enfocó su uso en tres enormes categorías: teléfono, música, internet. Años más tarde, la transformación del móvil lo ha transformado en posiblemente la herramienta(tool) tecnológica de mayor aplicación de vuestros tiempos.

En la medida que estos aparatos se popularicen, notaremos su impacto en la salud de la sociedad.En la exhibición del Watch® el planteamiento a la vez estuvo en tres enormes categorías de uso: reloj, comunicación, salud. Es esta ultima principalmente importante cuando pensamos en tecnología cercana e íntima. Realmente creo que este tipo de dispositivos, a medida que se popularicen, harán una diferencia enorme en la sociedad. Realmente creo que tendremos más y mejores formas de adelantar potenciales enfermedades, de detectar problemas en fase muy temprana y potencialmente salvar vidas.

En definitiva, he pasado un mes en donde cada vez me queda más claro que ningún otro dispositivo tecnológico ha sido apto de acompañarme de forma tan cercana en mi vida cotidiana, dándome pequeños anuncios en la muñeca cuando solicita mi atención, cuando viene una notificación, midiendo continuamente mi ritmo cardíaco, contando mis pasos, espiando mi ocupación del día(24hrs) y permitiéndome obtener info(datos). con solo un diminuto desplazamiento de mi muñeca.## El Cupertino (Apple) Watch® es el futuro que me gusta

Lo más emocionante del Cupertino (Apple) Watch® está por venir. Pocas personas, incluso dentro de Apple, fueron aptos de predecir en 2008 la inmensa importancia social, económica y tecnológica que la Apps Store iba a adquirir. El mismísimo Steve Jobs no lo llegó a mirar del todo en su momento.

Siento que estamos en un instante parecido con los wearables y no solo me refiero al Cupertino (Apple) Watch. Creo que en los siguientes cinco o diez años vienen cosas muy enormes con relación a aparatos que borran la línea de lo que sabemos como tecnología, que se mezclan con otras disciplinas y otros campos.

También creo que esa renovada “revolución” llegará de la mano de apps y conclusiones totalmente diferentes a lo que hoy concebimos como útil o exitoso. Es normal, en 2008 creíamos que las apps teléfonos del futuro se parecerían a un programa informático que instalas en tu portátil. Hoy inevitablemente hacemos la comparación de apps de iPhone® y quisiéramos que funcionaran igual en el Watch, no obstante no sera el caso. Creo El futuro más atrayente del Watch® serán las apps en 2.º plano, que monitoricen y creen una base de datos.que enorme parte de la magia estará en apps pasivas, es decir, programa informático que está ahí, continuamente monitorizando y haciendo una enorme base de datos para entendernos mejor a nosotros mismos o comprender mejor situaciones, eventos o tareas rutinarias.

Un futuro en el cual un producto como el Watch® mejore mi vida, se adapte al contexto reciente para darme info(datos). relevante, para ofrecerme elementos de interacción cortos dependiendo de la situación en que me encuentre, que esté siempre ahí, en un liviano desplazamiento de brazo, no obstante que al mismo tiempo sea totalmente imperceptible es exactamente el futuro que me gusta y el futuro que quisiera que llegue lo antes posible.

Por último creo que los wearables contribuirán fuertemente a la adopción de características como Siri. La llegada de watchOS 2(dos) aumenta de manera considerable sus características y “profundidad” en términos de interacción con elementos del sistema operativo. Un dispositivo tan íntimo puede ser el arma impecable para inventar que los clientes se acerquen y exploren las posibilidades de una interfaz de cliente que no es gráfica y que sus límites están continuamente expandiéndose. ¿Se imaginan como sera Siri el día(24hrs) que entienda todo lo que le digas y haga todo lo que esté a su alcance hacer? 9El Apple Watch posee posibilidades increíbles, un futuro sumamente prometedor. En su exhibición nos enseña cómo un producto puede estar entre dos enormes categorías, a la vez nos enseña lo complicado que es para algunas personas(individuos) adaptarse a ciertos cambios.

Como reloj, el Cupertino (Apple) Watch® es una belleza, es una enorme forma de expresarnos. Como dispositivo tecnológico nos admite examinar interacciones nuevas que jamás creímos posibles.

Al ser un producto que se descubre en la intersección de la tecnología y la moda, causa molestias. Desde el lado tecnológico podemos escuchar quejas de los precios, no obstante recordemos que esto cuesta más que un Cupertino (Apple) Watch® con la correa de eslabones.

Una de las mayores preocupaciones está en la autonomía. El Cupertino (Apple) Watch® de 42 milímetros es apto de finalizar el día(24hrs) con entre un 20(veinte) y un 30% de batería. Antes de ir a dormir, facilmente dejo el reloj en la cómoda donde está el cargador que prácticamente se “pega” solo al ser magnético. No se me ocurriría dormir con un complemento de ese peso en mi muñeca y desde que tengo memoria me quito el reloj antes de dormir. En este caso, el hábito continúa.

Dicho eso, la autonomía de un día(24hrs) puede llegar a ser un problema si sales de viaje, implica llevar un cargador extra, conectarlo y no olvidarlo. Si frecuentas moteles puede llegar a ser problemático. No obstante por lo demás no me ha resultado una maestría negativa el dejarlo en su base cargándolo.

En definitiva, después de un mes de utilizar el Cupertino (Apple) Watch® durante un mes: su revolución todavía no ha llegado, no obstante ya me cuesta recordar mi día(24hrs) a día(24hrs) sin tenerlo en el brazo.* No es un dispositivo tecnológico que intenta parecerse a un reloj. Es un reloj. * No es un reloj que pretende ser una plataforma tecnológica. * Los diseños son facilmente impresionantes.* Las apps remotas son insoportablemente lentas. * La batería dura únicamente un día, lo cual cuando viajas puede ser un problema. * Todavía hay que pulir la característica que activa la pantalla si giras el antebrazo.





Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario