Cómo difundir eficazmente tu contenido en Twitter

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

NREY – Shutterstock

Resulta complicado negar que Twitter sea la red social de referencia para los medios de comunicación; Facebook® también, no obstante en menor medida. Es Twitter® de lo que se está pendiente como termómetro de la opinión pública, a ella se recurre para saber lo que la multitud piensa de tal o cual asunto y, luego, hasta los medios lo publican con tuits de ejemplo, e inclusive es lo que se emplea para interactuar con la audiencia de los programas de televisión.

Siendo así, no cabe incertidumbre de que es en Twitter® donde hay que estar irremediablemente si uno quiere emitir el contenido de su página web, de su medio o de su blog. No es la red social más masificada en absoluto, no obstante sí la más útil para obtener una sociedad que crezca día(24hrs) a día(24hrs) en torno a tus propuestas. Facebook a la vez es útil, no obstante menos por sus propias restricciones. Así que prefiero centrarme en Twitter® para proponeros una táctica de difusión de vuestro contenido en esta red social. Vamos allá.

Cread una cuenta adecuada

Twinsterphoto – Shutterstock

El conjunto de info(datos). y el dispositivo visual que ofrezcáis en Twitter® ha de ser destinado, por una parte, a dar una imagen reconocible de vuestra plataforma y, por tanto, debe ser coherente con el diseño(design) y el contenido de la misma, y por otra parte, ha de facilitar los datos precisos para que los clientes se hagan una idea rápida de lo que proponéis y decidan si les interesa seguiros.

  • Elegid un nombre de cliente (arroba, etcétera) breve, para que no ocupe demasiados caracteres cuando os mencionen en un tuit, y así facilitaréis la interacción, e identificativo, para que os encuentren sin problemas o aquellos otros clientes que vean la mención en su time line sepan quiénes sois o de qué tipo de cuenta se trata y, quizá, opten por seguiros.

  • Los datos de vuestro perfil deben ser obligatoriamente concisos porque no hay mucho espacio, y tenéis que decidir si preferís una descripción directa de vuestros contenidos o con frases ingeniosas y atractivas que despierten curiosidad. No obstante desaconsejo encarecidamente tanto una descripción pueril e irrelevante como ninguna: no llama la atención o genera rechazo.

  • Ni qué declarar posee que el dispositivo visual ha de resultar vistoso o, al menos, digno. Hay que huir de las imágenes(multimedia) desangeladas, pixeladas o de forma directa feotas. Y esto aplica para todas: la del perfil, que jamás debéis sostener desocupada con el huevo de Twitter® porque aparenta dejadez, la de la cabecera, la de fondo y las que compartamos en vuestro time line.

  • Y es importante preocuparse por vuestra forma de escribir para que sea correcta. A todos se nos escapa un gazapo de vez en cuando, no obstante si decimos que la cuenta debe ser visualmente digna, de poco funciona si luego os da igual cometer errores gramaticales por costumbre y accidentar la buena imagen que os interesa dar. Con los correctores y diccionarios que hay online, e inclusive el subrayado en rojo de frases erróneas o desconocidas que nos brinda la misma Twitter® y las herramientas(tools) de programación de tuits, no tenéis muchas excusas para lo contrario.

Encontrad a vuestros seguidores: el público objetivo

Gustavo Frazao – Shutterstock

¿Dónde dar con los clientes de Twitter® a los que realmente les pueda interesar y hasta apasionar vuestros contenidos? Muy fácil: con el rodaje de nueve años que lleva ya esta red social, hay en ella otras cuentas que posiblemente ofrezcan contenidos relacionados con los vuestros, así que no es ninguna locura suponer que sus seguidores a la vez puedan querer ser los vuestros.

  • Utilizad el buscador para hallar las cuentas con propuestas similares a las nuestras o vinculadas a un ámbito común y seguid a sus seguidores. Vuestra esperanza es que decidan seguiros de vuelta.

  • Tened en cuenta las restricciones de Twitter® en cuanto a seguimiento agresivo, es decir, continuar y abandonar de hacerlo a muchos clientes en un tiempo breve. De lo contrario, podrían suspenderos e inclusive cancelaros la cuenta si insistís en esa conducta. Para empezar, sólo se pueden continuar hasta 1000 cuentas al día, un límite insalvable, y no más de 2000 en total hasta que uno haya sobrepasado los 1800 seguidores, es decir, los seguidos menos el 10%.

  • Gestionad a vuestros seguidores y seguidos. Respecto a esto hay dos opciones: continuar solamente a los clientes que realmente os interesen por quiénes son y lo que comparten, dejando que el flujo de Twitter® siga su curso y ganéis seguidores paulatinamente, o decidir a cuáles clientes os parece imprescindible continuar sin embargo no os sigan y a cuáles no, continuar continuamente a todo aquel que tenga la amabilidad de seguiros y abandonar de continuar a quienes no os sigan de vuelta pasados tres días y a los que lleven alrededor de un mes con la cuenta inactiva. El ritmo de gestión y de seguimiento es significativamente distinto, y de vosotros depende seleccionar el que más os convenga.

  • Huid de los bots, el intercambio y la compra de seguidores: vuestro afán es que más personas(individuos) accedan a vuestro contenido, no contar con unas cifras de seguimiento impresionantes y un montón de seguidores a los que les importe un bledo vuestro trabajo.

  • E interactuad continuamente con vuestros seguidores: dirigíos a ellos, responded en lo probable a sus menciones y a sus msjes directos (aunque podéis pasar de los agresivos), retuiteadles y favoriteadles. Demostrad que os importa vuestro público.

¡Y tuitead, malditos, tuitead!

Ellica – Shutterstock

Es muy importante sostener nuestras cuentas de Twitter® activas para que la parroquia vea que os lo tomáis en serio y tuitear de modo que despertéis su interés.

  • Pensando en mejorar vuestro tiempo de trabajo, utilizad herramientas para configurar tuits a las horas que más os convenga según las de mayor ocupación de vuestros seguidores y, para conocerla, las de análisis que os proporcionen esa información.

  • Usad las etiquetas o hashtag correspondientes en cada tuit para que más clientes lleguen hasta vuestra cuenta, y aprovechad los temas de cada instante o trending topics, que precisamente suelen llevar aparejados un hashtag, para lo mismo.

  • Sabed que los tuits con imágenes adjuntas tienen una tasa mayor de respuesta por la sencilla razón de que se ven más y resultan más llamativos.

  • Y procurad que el propio texto de vuestros tuits llame la atención de vuestros seguidores, ya sea por la manera en que os expreséis o por el propio asunto de que se trate. No obstante dad continuamente rienda suelta a vuestro ingenio.

Adicionalmente, tened presente que, en la columna de la izquierda, bajo vuestro perfil, se va acrecentando una lista de las imágenes(multimedia) y los vídeos que compartís, igual que la de vuestros favoritos en el menú principal, junto a vuestro número de seguidores: podéis aprovechar entrambos listas para seleccionar lo mejor de vuestros contenidos y que los clientes vayan de forma directa a ello, porque suelen hacerlo.

No escatiméis en contar continuamente con todos los instrumentos a vuestra disposición, eligiéndolos o desechándolos según los que os resulten más útiles y cómodos, porque con ellos y siguiendo mis humildes consejos, podéis estar seguros de que vuestra labor de difusión en Twitter, entre los millones de tuits diarios que se producen, conseguirá la visibilidad que queréis para vuestro contenido.


Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario