El monstruo del lago Ness que nunca existió

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Si atendemos a los menos estrictos, el monstruo del lago Ness lleva pululando por el gran lago al norte de Escocia más de 1.400 años. Los primeros testimonios registrados más fidedignos, sin embargo, datan de 1868. No obstante a pesar de los múltiples sacrificios (y os puedo aseverar que Inverness se ha gastado una pasta fantastico en buscarlo), jamás se ha hallado una prueba concluyente de su existencia. ¿Dónde se descubre el simpático monstruo? Si tan bien se esconde, ¿por qué hay personas(individuos) que tienen la fortuna de encontrarse con él? Y si existiera, ¿qué es lo que sería? Ya hace 81 años desde la 1.ª publicación de una foto del monstruo del lago Ness y hasta Google® ha celebrado este familiar “misterio”, más folklore que otra cosa.

El temible monstruo del lago Ness

Según los registros, el mismísimo san Columba de Iona salvó a un nadador picto de las temibles fauces de un monstruo habitante del lago Ness (más o menos), en el siglo VI. Aunque nadie ha especificado si el encuentro fue con un kelpie (un caballo acuático con bastante mal genio y muy regalado a asesinar gente), los fans del monstruo del lago Ness no tienen dudas de que el encuentro fue con Nessie. Desde entonces solo hay referencias vagas hasta 1868, donde se hace referencia a una “criatura enorme” en el lago Ness. A partir de 1920 las descripciones van cerrándose en torno a un animal enorme, de apariencia reptiliana. Fue, precisamente en 1933 cuando el monstruo del lago Ness pasó a llamarse “monstruo”, gracias al Inverness Courier, el periódico local de “la capital del norte” escocesa. El espectáculo estaba servido y la fiebre comenzó. Se llegó a ofrecer, incluso, 20.000 Andrew Dixon confirmó haber descubierto al monstruo en las imágenes(multimedia) por satélite de Cupertino (Apple) Mapslibras esterlinas (unos 1.779.863’37€ actuales) a quién capturase al monstruo del lago Ness.

La criatura comenzó, entonces, a “tener aspecto prehistórico”, ya que antes de estas fechas parecía un pez gran o algo similar. Aunque no fue hasta el 1934 que la foto más famosa de Nessie anunció la leyenda hasta su punto de no retorno. Desde entonces, son numerosas las fotos obtenidas: desde la superficie, subacuáticas e inclusive desde satélite. En vuestros días, el personaje que ostenta el récord(marca) de avistamientos es Gary Campbell, que habla como un auténtico especialista y asegura que desde 2014 no se ha vuelto a mirar al monstruo del lago Ness, algo que no pasaba desde 1925. El año(365 días) pasado, de hecho, Andrew Dixon confirmó haber descubierto por casualidad a Nessie gracias a las imágenes(multimedia) de satélite de los mapas de Apple. Actualmente, la leyenda continua más viva que nunca, como un hecho simpático del que los habitantes de pueblecitos como Drumnadrochit, Invermoriston o Fort August continuan viviendo. De hecho, lo que es una leyenda que ha llegado a preocupar genuinamente a las autoridades locales, se ha transformado en el medio de vida de los habitantes del Lago Ness.

¿Pero existe o no existe?

Lo cierto, me temo, es que el monstruo del lago Ness jamás ha existido. Al menos según el balance de evidencias, ya que las positivas son… ninguna. Hagamos un ejercicio de análisis: si el monstruo existiese, ¿qué puede ser?

Un plesiosaurio

Esta alternativa es la favorita, no obstante la que menos sentido tiene. En 1.er lugar, un plesiosaurio tendría que haber resistido a la gran extinción del cretácico. Suponiendo que eso fuese así (existe una diminutiva posibilidad), tendría que haber aguantado, después, a la glaciación del lago Ness. Éste estuvo en estado sólido durante cientos de años. La crionización no es una opción, así que la única alternativa es que viniese de fuera. Suponiendo que viniese de fuera y hubiera estado habitando los mares, es curioso que jamás se haya visto en otro sitio otra población parecido a la de Nessie ¿Solo resistió este animal y su familia? Porque es irrealizable que sea el mismo durante tanto tiempo. Es más, es curioso que siendo un animal que requiere salir para respirar no se le haya visto más a menudo. Tras las batidas realizas, es seguro que habríamos tenido algún tipo de evidencia, a pesar de lo abrupto del lago Ness.

Otro animal

Es cierto que los avistamientos podrían haber coincidido con otras criaturas. Es más, hasta los años 20(veinte) el monstruo del lago Ness no era tal cosa y mucho menos un bicho prehistórico. Algunos enormes peces y otros animales podrían haber causado confusión. Es más, existe una limitadísima posibilidad de que sea una criatura marina (animales eurihalinos u osmotolerante, sin embargo es mucho decir) que se cuela de vez en cuando en el lago. Incluso se ha llegado a declarar que los avistamientos podrían haber coincidido con la visita de muchos circos con “elefantes y otros enormes animales”.

Una pareidolia

El ser humano se caracteriza por mirar lo que quiere mirar o cosas que no existen. Continuamente lo ha hecho y posiblemente continuamente lo hará. Es un método de defensa (en el caso del temor o de la resiliencia). Así que un desplazamiento por el rabillo del ojo, una foto confusa o una historia ambigua son los mejores candidatos para darle vida al monstruo del lago Ness. El proceso de pareidolia es el que nos admite mirar formas de cosas en nubes y otros materiales informes. Eso unido con la ambigüedad y la sugestión son un coctel potentísimo. Ésta parece la alternativa más válida.

¿Quiere decir, esto, que no hay nada en el lago Ness? Bueno, declarar que no hay nada es aventurarse demasiado. Lo cierto es que el lago Ness posee en su punto más profundo unos 226 metros. Aunque es muy estrecho, su expansión y su profundidad lo convierten en el lago con más masa de agua de todo Reino Unido. Además, sus fondos llenos de limo y las corrientes lo convierten en un lago dificilísimo de explorar. Sencillamente es muy complicado de llegar a todas parte. Esto ha ayudado a perpetuar la leyenda. Sin embargo, casi todo el material visual grabando al Nessie ha sido desestimado como falso, hasta la fecha. Y el que no, sencillamente no es concluyente. Es triste decirlo, no obstante la existencia del monstruo del lago Ness se opone a toda lógica, razonamiento o hipótesis. Y sin embargo, Nessie ha sido objeto de protagonismo en todo tipo de historias, series, películas, libros, videoconsolas y novelas. Su fama lo transforma en el monstruo más conocido del mundo; más inclusive que el Yeti. Y eso, para un animal que no existe, es mucho decir.


Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario