Estáis invitados a la guerra fría entre operadoras y OTTs

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Heavyeditorial/Getty

El año(365 días) pasado, tras el speech de Mark Zuckerberg en el Mobile World Congress, se desataban los primeros síntomas de una guerra fría que está llamada a ser la próxima confrontación entre operadoras y distribuidores OTTs por tener el control no solo de los datos de los usuarios, a la vez en la forma y en el contexto en el que los clientes acceden a esos datos. Esta confrontación silenciosa entre entrambos actores del panorama de la movilidad ha ido a más en esta edición del Mobile World Congress durante la keynote de apertura de las figuras más considerables por parte de las operadoras, y con la posterior intervención de Sundar Pichai y, de nuevo, de Mark Zuckerberg.

A nadie cogerá por sorpresa que las operadoras han ido poco a poco viendo con cierto recelo los movimientos de Google® y Facebook respecto a convertirse, a su modo y bajo sus condiciones, en distribuidores de internet como nexo al contenido que los clientes alojan en sus servicios. En este sentido, la hegemonía de Google® en ciertos contenidos de internet, en propaganda y los sistemas operativos móviles, están generando una amenaza solo superada por Facebook® en el terreno de las redes sociales y la relación de los usuarios.

Fútilmente, las operadoras han intentado a su modo competir con algunos de los servicios de estas dos enormes empresas fracasando en repetidas ocasiones, fracaso que, en la mayoría de las ocasiones, ha sido provocado por la fricción y la falta de tacto con el que han tratado a los usuarios: servicios complementarios, cuotas e inclusive no-software preinstalado en los celulares bajo su paraguas para forzar al clientes a utilizarlos, en vez de intentar la fórmula tradicional de inventar un buen producto y aguardar a los que clientes lleguen solos.

Todos los actores de la red luchan por el control de los datos y la forma en la que acceden los usuariosEn esta línea, sería injusto tildar de negativo el discurso de las operadoras respecto a las inversiones y despliegues de red del que se aprovechan tanto clientes como OTTs. Es cierto que el cliente paga por el uso de sus redes, no obstante resulta algo paradójico que las operadoras estén sometidas a un nivel de regulación que, ni de lejos, tienen los OTTs. No estoy pidiendo una regulación restrictiva para empresas como Google® o Facebook, no obstante si entrambos van a acceder al comercio de los operadores móviles, bien a través de la apuesta de Google® por ser un OMV, o con Titan, Loon o Fiber, e Internet.org en el caso del Sr. Zuckerberg y Facebook, tienen que jugar con las mismas reglas del juego.

Es lógico pensar que, si se obliga a las operadoras a tener cierto control sobre los datos de los clientes para proteger la seguridad de estos, a la vez se obligue a los OTTs a garantizar los derechos de estos mismos usuarios. Si asimismo su entrada en el merado de la telefonía celular como operador, se conservan en las mismas politicas que están ahora, esta guerra fría acabará siendo bastante injusta para entrambos partes: operadoras y usuarios.

“Defendemos una revisión de las diferentes políticas y de la regulación, que tenga en cuenta la cadena de valor de Internet(www) en su totalidad, y que garantice la no discriminación y unas reglas del juego iguales para todos”- César Alierta, director de Telefónica.

Lógicamente, el discurso de las operadoras de que los OTTs se aprovechan de sus redes sin formar parte de la cadena de valor es bastante injusto, puesto que la existencia de los OTTs es la que generalmente justifica el uso de de esas redes por parte de los usuarios. Seamos sinceros, ¿quién emplea de una forma incesante los servicios de las operadoras que se replican en servicios de terceros? ¿recuerdan Joyn? Exacto.

Los servicios de los OTTs son, sin incertidumbre y por la parte del consumidor, la excusa impecable que justifica el pago del uso de la red por los usuarios, por lo que todo intento de las operadoras de forzar regulación violeta para limitar el campo de acción de los OTTs y forzar a los clientes a usar sus propios servicios y apps -en la mayoría de las ocasiones nefastas- sería un error garrafal. También es un error que las OTTs sigan como están, sin control y sin responsabilidades.

Ahora bien, la neutralidad de la red posee que venir por dos caminos: el primero, que tanto OTTs como operadoras jueguen con las mismas reglas cuando presten los mismos servicios; y en segundo, que la regulación -incluyendo la referida a la priorización del tráfico, precisamente, para algunos servicios OTT- nunca llegue a ser una realidad que limite la libertad del cliente en la red en beneficio de una falsa mejora en el servicio. Y, por supuesto, jamás en detrimento de su privacidad.

La guerra fría entre operadoras y OTTs acaba de empezar, y estáis (estamos) todos invitados.


Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario