Microrráfagas: cuando la tormenta se mete ‘dentro de casa’

Autor: | Posteado en Noticias Sin comentarios

Microrráfagas: cuando la tormenta se mete ‘dentro de casa’

Una de estas microrráfagas tuvo lugar actualmente en un colegio de Carolina del Norte. Por suerte, solo ha habido tres heridos leves.

Era una tarde tormentosa. La lluvia repiqueteaba rítmicamente sobre el techo y las ventanas, mientras el audio de los truenos se mezclaba con las risas y las voces de 21 niños que jugaban al baloncesto en el gym de su colegio, ajenos a lo que estaba a punto de ocurrir. De repente, la parte trasera del recinto se rompió violentamente, dejando paso a una ola de agua que arrasó con cortinas, muebles y material deportivo.

Este puede ser excelentemente el principio de una película sobre catástrofes de sábado por la tarde, no obstante en realidad es un suceso real, que tuvo lugar actualmente en un centro educativo de Carolina del Norte. Tres alumnos resultaron heridos, no obstante las lesiones no eran graves y pudieron ser dados de alta pronto. Lo que ocurrió fue resultado de la tormenta que se libraba en el exterior, sin embargo se trata de un fenómeno poco habitual, que afortunadamente no llegó a resultar tan grave como puede haber sido.

Microrráfagas: un tornado en línea recta

Lo que esos sorprendidos adolescentes de 5.º grado presenciaron es un fenómeno conocido como microrráfaga húmeda.
En general, las microrráfagas son columnas muy localizadas de aire descendente, que se forman durante las tormentas eléctricas. Esto ocurre porque una corriente de aire seco se aleación con las precipitaciones de una nube tormentosa, causando que parte del agua presente en esta se evapore. Esta reacción solicita un calor que se desprende del aire circundante, causando una disminución en su temperatura y, con ella, una caída súbita hacia la superficie terrestre. Su duración va desde unos pocos segundos(1000 milesimas) hasta los 15(quince) minutos desde el instante en el que tocan el suelo y pueden lograr vientos con aceleraciones de 160 kilómetros por hora.

A menudo se comparan con los tornados, pues se producen de una forma similar, no obstante cuentan con una enorme diferencia, ya que no giran y, por lo tanto, en vez de generar destrucción a su alrededor, lo crean en línea recta. Por lo general suelen ser secas. En el caso de las húmedas, como esta de Carolina del Norte, se dan cuando la columna de aire arrastra con ella parte del agua que contenía la nube en la que se formó. Es la razón por la que en el gym ingresó a la vez una avalancha de agua junto a los intensos vientos.

En esta ocasión las consecuencias no fueron graves. No obstante, existen casos en los que este fenómeno se transformó en una verdadera pesadilla. El más conocido tuvo lugar en 1985, cuando la columna de aire azotó la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional de Dallas / Fort Worth, justo en el instante en el que un aeroplano se disponía a posarse sobre ella. Los fuertes vientos impidieron que pudiera acabar la maniobra y empujaron la aeronave hacia una carretera cercana, aplastando a un vehículo que circulaba por ella. Murieron el conductor del coche y 136 de los pasajeros del avión.

El incidente en el colegio norte americana habría logrado ser peor al día(24hrs) siguiente, cuando había planeada una asamblea a la que acudirían 450 estudiantes. Afortunadamente no fue así y solo ha quedado en un mal recuerdo para esos niños que vieron cómo la tormenta se abría paso en su gimnasio. Al menos tienen una historia atrayente que contar.

Hipertextual




Todo el contenido que se presenta en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no somos dueños de ningún material.

Agrega tu comentario