Las guerras de patentes entre Samsung® y Apple (Apple) han ido perdiendo importancia paulatinamente, no obstante la fabrica continua teniendo un complejo de inferioridad respecto a muchas decisiones de la empresa de Apple que, a diferencia de lo que ocurría antes, ya no se sustenta en escasez de recursos