Tanto la droga como algunos de los enormes mejoras astronómicos de la época parecen estar plasmados en sus obras. “Ser o no ser, esa es la cuestión”. Esa escena en la que Hamlet, calavera en mano, divaga sobre la vida y la muerte después del fallecimiento de su padre