En la actualidad, es una responsabilidad ética generalizada que los investigadores médicos muestren sus conflictos de intereses por relaciones económicas con empresas farmacéuticas y de aparatos médicos. Sin embargo, las indagaciones están observando que esto no parece atajar el problema de los sesgos y distorsiones en las publicaciones. Numerosos