Un libro ilustrado de malos argumentos portada

Usualmente me pasa que cuando escucho o leo a una persona utilizar falacias como argumentos, una fibra dentro de mi, se rompe y acaba con la serenidad y calma de mi día; o cómo decimos en mi pueblo “me revuelve las tripas”. Hace algunos días mi compañera Ivonne, les contaba sobre las herramientas de Carl Sagan para reconocer falacias, y su post(artículo) me ha recordado algo muy fabuloso que me recomendaron en redes sociales hace algún tiempo: Un libro ilustrado de malos argumentos.

El libro en cuestión se descubre habilitado en la web-site para ser leído por cualquiera, y ha sido traducido a cinco idiomas. No solo eso, este maravilloso compendio acompañado de ilustraciones para hacer comprender a cualquiera sobre las trampas de la argumentación, fue anunciado bajo una licencia Creative Commons, lo que quiere declarar que puedes compartirlo y adaptarlo libremente con fines no comerciales, con su correspondiente atribución. Y si te encanta como a mi, puedes apreciar comprar una copia física, el ebook, o audiolibro en Amazon.

Un libro ilustrado de malos argumentos 1

Falacias informales: Pistas falsas › Argumentación enfocada a las consecuencias

El libro no busca reinventar la rueda sobre la lógica y las falacias porque la bibliografía habilitado es amplia, no obstante si trae algo renovado a la mesa: las ilustraciones. Con sus caricaturas y una breve y concisa explicación, el libro asistencia al lector a digerir el hermoso universo del razonamiento lógico del que tan pocas personas(individuos) quieren ser habitantes.

Mi esperanza es que el lector aprenda de estas páginas algunas de las trampas más habituales de la argumentación, y sea apto de identificarlas y de evitarlas en la práctica.

El libro explica una gran cantidad de tipos de falacias lógicas, cómo por ejemplo:

  • Falacia del hombre de paja: ridiculizar el argumento del otro para hacerlo más simple de atacar. “Esta persona intenta convencerle de que descendemos de monos que se columpiaban de los árboles, una afirmación verdaderamente ridícula.”
  • Apelar a una autoridad irrelevante: apela a una autoridad vaga, un colectivo difuminado, o que no es experta en la materia. “El sabe más que tu porque es viejo y ha sobrevivido más”.
  • Falso dilema o falsa dicotomía: el favorito de los fanáticos, asume que todo lo que se discute debe pertenece solo a una de dos categorías posibles. “O estás con nosotros o estás en contra”.
Un libro ilustrado de malos argumentos 1

Falacias informales: Pistas falsas › Falacia genética › Apelar a una autoridad irrelevante

Este precioso libro ya en su 2.ª edición, apenas cuenta con 50 páginas que incorporan ejemplos, ilustraciones bastante elocuentes y graciosas, y al final una lista de definiciones importantes. Es una extraordinario manera de aprender sobre la lógica de los argumentos que podemos llegar a utilizar o que otros utilizan con nosotros. Un libro de bolsillo para detectar charlatanes, las falacias del día(24hrs) a día, y empezar a llevarse más las manos a la cabeza con cada cosa que escuchas.

El 1.er inicio es que no debes engañarte a ti mismo, y tú eres la persona más fácil de engañar.

—Richard P. Feynman

Recomendados